Patrick Woodroffe

"Un grupo de amigos se reúne a mediados de diciembre para comer. Uno de ellos arroja a la mesa una sugerencia. Él aún no lo sabe, pero está hablando en representación de todos los grupos de amigos que se han reunido a comer ese día decembrino alrededor del mundo. Sugiere que relaten historias de Navidad.

Así se enteran que uno de sus amigos sufrió una terrible tragedia hace muchos años en algún diciembre. Aprenderán que otro siempre ha tenido festejos de cuento y que su mayor sufrimiento sucedió cuando el sistema de sonido se negó a reproducir la canción aquella del reno. Alguna pareja compartirá aquella historia de amor que comenzó un diciembre y que ha continuado. Otro, más extrovertido los hará reir con las peripecias que pasó algún año para llegar a algún lugar, para entregar algún regalo, algún mensaje.

Para algunos la navidad habrá terminado el día que se sintieron adultos. Para otros la navidad habrá comenzado el día que tuvieron hijos. Ninguno se da cuenta que desde el momento en que ven las navidades en pasado, han envejecido y que no hay marcha atrás.

Y más de alguno en la mesa guardará silencio. Sonreirá con las anécdotas, compartirá los momentos difíciles. Quizás hasta participe con alguna anécdota. Y lo hará por fuera... Por dentro sólo habrá una historia. Sólo habrá un diciembre que vale la pena, pero que jamás verá la luz en esas reuniones. Sólo habrá un diciembre, ese que se recuerda a solas en el auto. Sólo habrá un cabello y unas manos. Sólo habrá unos ojos y unos labios. Sólo habrá un diciembre."

- Escrito en 2000 -

Sin importar sus creencias, filiaciones, manías, preferencias, simpatías y demás accidentes de la personalidad que pudieran caracterizarles, les deseo de todo corazón que esta época sea tiempo de reflexión personal, de convivencia real y profunda con los que aman y que los prepare para un nuevo ciclo fantástico y emocionante...

Abrazo!

G.

P.S. Nos vemos en enero. (O antes, si es posible)
20

Ver comentarios

Cargando